Hogar y jardín

Hijos de gladiolos: características del crecimiento


Cada uno de nosotros prefiere tipos específicos de plantas y flores. Los jardineros a menudo están interesados ​​en el bebé gladiolo, su cultivo y reproducción.

Cultivar una variedad de flores no solo le da a la casa un territorio o parcela ajardinada un atractivo externo, sino que también es un tipo de salida para muchas personas. El trabajo monótono diario, asociado con ciertas dificultades y estrés constante, afecta significativamente el fondo emocional y el estado psicológico de una persona. Tal exceso de trabajo moral requiere una reorientación de la actividad y la distracción de la atención de los problemas apremiantes. La jardinería hasta cierto punto puede ayudar en este asunto bastante serio.

Características de la planta y signos de envejecimiento de su cormo.

Los gladiolos son colores muy coloridos y vibrantes que forman una clase especial de plantas de jardín. El secreto de su popularidad es la apariencia de los brotes y la forma especial del tallo, que constituyen una excelente composición e implican un contraste peculiar entre estas partes. Un punto especial debe tenerse en cuenta que no el último papel en la popularización de esta planta está ocupado por una gama bastante amplia de colores y tonos inherentes a ella. Aunque el gladiolo es una planta perenne con el tiempo, el cormo principal, que sirve como base para la formación del brote, está envejeciendo gradualmente.

Este hecho conduce a una degeneración lenta pero constante de esta flor. Un proceso similar se nota a partir de 3-4 años de vida útil de la bombilla. Su uso posterior está plagado de agravantes de la situación y deterioro de las características del brote que forma. En general, el envejecimiento del gladiolo se caracteriza por los siguientes parámetros, que demuestran más claramente la estructura de los cambios y su papel en el proceso general de la vida vegetal. Una lista de estas manifestaciones es la siguiente:

  • la planta se multiplica peor;
  • los tubérculos se enferman más a menudo;
  • las inflorescencias florecen más tarde;
  • las flores son de tamaño reducido;
  • Hay menos niños.

Todos estos parámetros hacen que el cuidado de los gladiolos sea una tarea responsable extremadamente difícil, dirigida a preservar una especie específica y su reproducción. Por lo tanto, cada 3-4 años de vida de la planta, existe la necesidad de mantener sus características. Esto se puede hacer de la única manera, que es cultivar un bebé gladiolo.

Reproducción de gladiolos: el uso de niños y los beneficios de tal solución

Los bebés gladiolos se forman durante la vida del cormo principal y se encuentran en su superficie.

Cada uno de ellos puede tener su propio tamaño individual, que varía de 1 a 15 mm. Al alcanzar su nivel óptimo de desarrollo, que ocurre 3-4 años después de la siembra, el bulbo principal puede llevar de 20 a 30 niños de varios diámetros. Cada uno de ellos puede convertirse en un individuo de pleno derecho y formar una nueva flor brillante.

Gladiolo de niños y su crecimiento es una excelente solución para realizar las siguientes tareas:

  • garantizar la seguridad de la variedad;
  • rejuvenecer plantas;
  • mantener las características de la flor madre;
  • Ahorre tiempo y esfuerzo en el crecimiento de los bulbos.

Los factores anteriores son decisivos y distinguen significativamente este método de propagación de gladiolos entre otras técnicas de plantación, como el uso de semillas. Con la elección óptima del bebé y la creación de las mejores condiciones para ella, la planta comenzará a atravesar el suelo ya 15-20 días después de la siembra. De lo contrario, la selección de parámetros no muy buenos para hacer crecer el bulbo, el brote emergente estará poco desarrollado y se elevará mucho más tarde que el tiempo especificado. Por lo tanto, para cultivar gladiolos brillantes y coloridos en toda regla de los niños, uno debe tener una actitud muy responsable con respecto al proceso de reproducción y crecimiento de esta planta.

La plantación de niños gladiolos se muestra en el video.

Plantar niños de bulbos de gladiolos en campo abierto

Plantar niños gladiolos: la estructura del trabajo y el proceso en sí

¿Cómo plantar un bebé gladiolo? Este proceso es bastante simple, aunque contiene ciertas sutilezas que requieren su ejecución inmutable.

Por lo tanto, el aterrizaje de niños gladiolos implica la siguiente secuencia de acciones:

  1. Los niños de gladiolos de plantas solo deben estar en suelo preparado previamente. Para hacer esto, es necesario formar un surco con una profundidad de 5-9 cm, ya que son precisamente esos indicadores los que son óptimos y permitirán que el tubérculo obtenga el porcentaje de humedad que necesita para un crecimiento y desarrollo completo.
  2. No es necesario fertilizar previamente la tierra con fertilizantes orgánicos, ya que dicho proceso afecta negativamente al bulbo, lo que contribuye a la descomposición de su caparazón y provoca la descomposición.
  3. Aterrizar a una profundidad menor es una decisión fallida, ya que se asocia con un riesgo de humedad insuficiente del tubérculo y está plagado de una desaceleración en su crecimiento.
  4. La reproducción del gladiolo por los niños se realiza mejor en suelo húmedo. Para hacer esto, toda la zanja debe humedecerse abundantemente con agua y esperar hasta que se absorba por completo. Solo entonces se pueden plantar tubérculos en el suelo.
  5. La etapa final es apisonar. Para implementar esta tarea, debe pisotear ligeramente el suelo en el que se plantó la flor. Esto es necesario para comprimir el suelo y crear el contacto más cercano con la cebolla, asegurando así las mejores condiciones para la hidratación y la saturación de nutrientes.

Con la realización correcta de todas las operaciones, las primeras plántulas comenzarán a aparecer después de 15-20 días desde el momento de la siembra, y una planta adulta se convertirá en la decoración de toda la parcela del jardín.

Las características de la propagación de gladiolos plantando niños se pueden ver en el video.

Reproducción de gladiolos por fisión de bulbos