Consejo

Síntomas de la pericarditis traumática y por qué ocurre, tratamiento del ganado


La inflamación purulenta del pericardio (pericardio) debido a la lesión se observa con bastante frecuencia en vacas y otros representantes del ganado. El proceso patológico conlleva graves consecuencias para la vida y la salud del animal, incluida la muerte. La situación se ve agravada por el hecho de que los beneficios del tratamiento son escasos o nulos. Por lo tanto, se debe prestar especial atención a la prevención de la pericarditis traumática.

¿Cual es la enfermedad?

Esta enfermedad es un proceso inflamatorio complejo que recubre el saco pericárdico y los tejidos cercanos. El factor provocador es el trauma recibido por el animal en contacto con objetos extraños. La mayoría de las veces ingresan al cuerpo de la vaca junto con el alimento. El pericardio es una cavidad que rodea el corazón y sirve como barrera protectora contra la infección y la inflamación.

Los bordes afilados de los objetos dañan las paredes del estómago y penetran en la sangre. Se mueven a lo largo de los vasos hasta el corazón y otros órganos, y también les causan lesiones (el hígado y los pulmones pueden sufrir). Sin embargo, el objetivo final es siempre el corazón, ya que la sangre se mueve hacia él. La herida resultante sirve como puerta de entrada para la penetración de la infección, como resultado de lo cual comienzan los procesos inflamatorios en los tejidos.

El músculo cardíaco se contrae y empuja el cuerpo extraño aún más profundo, dañando así la capa media y externa del órgano. Dado que cuando el objeto se mueve, los vasos se lesionan, se acumula una gran cantidad de sangre entre el pericardio y el corazón. La presión sobre el órgano aumenta, lo que hace que se detenga y el animal muera.

La inflamación provoca hemorragia, edema, como resultado de lo cual la bolsa del corazón se llena de exudado. El volumen del líquido puede alcanzar los 30-40 litros. La naturaleza de la descarga es la siguiente:

  • purulento;
  • seroso;
  • hemorrágico;
  • fibroso seroso.

La consecuencia de estos procesos es una ralentización del flujo sanguíneo, compresión de los pulmones, mal funcionamiento del corazón, irritación de las fibras nerviosas (la vaca tiene dolor), aumento de la temperatura corporal del animal. Cuando el líquido seroso-fibroso se libera y entra en el pericardio, la fibrina permanece en las paredes del saco pericárdico y la capa externa del corazón, formando capas de capas.

Opinión experta

Zarechny Maxim Valerievich

Agrónomo con 12 años de experiencia. Nuestro mejor experto en cabañas de verano.

Un aumento en su número conduce a la coalescencia de las membranas, lo que pone una carga aún mayor en el órgano del animal.

¿Por qué ocurre la enfermedad?

Los factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad son los siguientes:

  1. Lesión del pericardio por cuerpo extraño con bordes afilados. Tal objeto puede ser una aguja, alambre, clavo. El animal los traga junto con la comida cuando pasta en pastos contaminados.
  2. La entrada de un cuerpo extraño desde el exterior a través de una herida que pudo haber recibido el animal durante una escaramuza con familiares.
  3. Daño al esternón. Como resultado de su deformación, las costillas pueden romperse y lesionar el saco pericárdico y los tejidos cercanos con un borde afilado.

En cada caso, la condición de la vaca se ve agravada por factores concomitantes, a saber: la presión intraabdominal aumenta bajo la influencia de tales procesos:

  • parto;
  • gran actividad física;
  • poderoso golpe en la cavidad abdominal;
  • comer en exceso
  • cayendo boca abajo.

Signos y síntomas

Los síntomas difieren según la forma de la enfermedad:

  • afilado;
  • subagudo
  • crónico.

Además, el curso de la pericarditis se divide en dos fases:

  • seco (la etapa inicial en la que no hay descarga);
  • derrame (se forma una descarga purulenta).

La pericarditis seca aguda se caracteriza por los siguientes síntomas:

  1. Palpitaciones del corazón.
  2. Fortalecimiento del trabajo del corazón (los temblores se vuelven más poderosos).
  3. Murmullo en el corazón. Recuerda crujidos, raspaduras, fricción. Su fuente es el pericardio, cuyas hojas inflamadas se tocan durante las contracciones. Con un curso muy pronunciado de la enfermedad, este síntoma se puede detectar mediante la palpación del tórax.

En esta etapa, se observa un dolor intenso. La actividad del animal disminuye a medida que la vaca intenta no hacer movimientos bruscos.

Para reducir la presión sobre el corazón, arquea la espalda lo más posible y abre las piernas.

Con el tiempo, la patología pasa a la etapa de derrame, que se caracteriza por:

  • el sonido de la fricción se reemplaza por un chapoteo (esto significa que el saco pericárdico está lleno de líquido: pus y otras secreciones);
  • el latido del corazón aumenta aún más, pero el sonido de los latidos se amortigua;
  • el animal deja de sentir dolor;
  • las hojas ya no se frotan entre sí, ahora están separadas por líquido.

El curso posterior de la enfermedad en una vaca conduce a las siguientes consecuencias:

  • el exudado continúa acumulándose;
  • la presión sobre el corazón aumenta, lo que evita la expansión del órgano: la sangre no llena los ventrículos, se produce un estancamiento y se altera la circulación sanguínea.

En esta etapa, el animal presenta síntomas:

  1. Bajar la presión arterial.
  2. Disnea
  3. Agrandamiento del hígado.
  4. Las palpitaciones del corazón se vuelven constantes.
  5. Es posible la bronquitis.
  6. Sensación de dolor, por lo que la vaca se mueve con mucho cuidado, con dificultad para acostarse y levantarse (en este caso, primero se eleva el pecho y luego el resto del cuerpo).
  7. Disminución o falta de apetito en el animal.
  8. Disminución de la producción de leche.
  9. Durante los movimientos, la vaca gime.
  10. Hinchazón del cuello, zona del pecho.
  11. A la palpación del esternón, la vaca experimenta dolor.

Diagnósticos

La pericarditis traumática en una vaca es diagnosticada por un veterinario basándose en:

  • escuchar el corazón (presencia de soplos, taquicardia, aumento de los temblores);
  • palpación (la vaca siente dolor en este momento);
  • signos externos de la enfermedad (edema, cambio en el comportamiento del animal);
  • Rayos X (muestra un aumento en el órgano, su inmovilidad);
  • punción (en casos difíciles): se realiza en el lado izquierdo en el cuarto espacio intercostal;
  • pruebas de laboratorio (leucocitosis, linfopenia, eosinopenia).

Es importante distinguir la pericarditis traumática en una vaca de la pleuresía, hidropesía, miocarditis, endocarditis. La hidropesía en un animal es indolora; con la pleuresía, los ruidos coinciden con la respiración. La miocarditis y la endocarditis se caracterizan por síntomas específicos.

Reglas para el tratamiento de la pericarditis bovina traumática.

El tratamiento de esta enfermedad no da un efecto positivo, por lo que el animal se envía al matadero. Sin embargo, en algunos casos, todavía es posible lograr algunos resultados. La terapia implica lo siguiente:

  1. Se proporciona al animal un descanso completo.
  2. Transfiera al alimento dietético (pasto, heno, mezclas de salvado líquido).
  3. En caso de negativa a ingerir alimentos, la vaca es alimentada a la fuerza mediante alimentación artificial.

El tratamiento se lleva a cabo en tres áreas:

  • eliminación de exudado;
  • eliminación de la sepsis;
  • restauración del corazón.

Las acciones específicas del veterinario son las siguientes:

  1. Se aplica una bolsa de hielo al esternón del animal y se fija.
  2. La glucosa se inyecta en una vena (el uso de medicamentos que normalizan el trabajo del corazón no es deseable, ya que empeoran la condición del cuerpo)
  3. Aplicar "Sulfanilamida" y otros antibióticos (contra la sepsis), así como diuréticos (para eliminar el exudado del cuerpo del animal).
  4. El salicilato de sodio se inyecta por vía subcutánea.
  5. Al final del curso del tratamiento, la condición de la vaca se monitorea de cerca. Si la enfermedad regresa, el animal se descarta. La cirugía solo se usa ocasionalmente para eliminar un cuerpo extraño del cuerpo de la vaca.

Profilaxis

Las principales medidas preventivas incluyen las siguientes:

  1. Comprobación de la alimentación animal en busca de objetos extraños metálicos mediante imanes (los alimentos pasan por instalaciones especiales).
  2. En lugar de atar las piezas de la correa rota con alambre, necesita obtener una nueva.
  3. El heno generalmente se enrolla con alambre, por lo que debe desembalarse con mucho cuidado.
  4. Revise los animales con regularidad con una sonda magnética (existe la posibilidad de quitar cables u otros objetos metálicos a tiempo).
  5. Se requiere la prevención de lamidos (el animal comienza a comer de todo). Para ello, el menú diario de las vacas está saturado de suplementos vitamínicos y minerales.
  6. Examen sistemático de los animales por un veterinario.
  7. Comprobación del pasto en busca de escombros antes del pasto.

La pericarditis traumática es una enfermedad peligrosa y común del ganado, que en la mayoría de los casos conduce a la muerte del animal. Las condiciones correctas de detención y las medidas preventivas oportunas ayudarán a prevenir la aparición de patología.


Ver el vídeo: Pericarditis Aguda Características, Sintomas, Diagnostico y Tratamiento (Septiembre 2021).