Consejo

Por qué la grosella no florece ni da frutos y qué hacer al respecto.


La grosella es una cultura sin pretensiones, amada por muchos por su agradable sabor y aroma. Es fácil de cultivar incluso para los residentes de verano novatos. El único inconveniente que aparece a veces cuando se crían grosellas es una disminución en la fructificación o su cese completo. Veamos por qué las grosellas negras, rojas o blancas no dan fruto y qué soluciones existen a este problema.

Tabla de tasas de rendimiento por variedad y edad del arbusto.

Si recientemente ha comenzado a plantar grosellas en su área y no puede determinar a simple vista si la cosecha es buena o no, la siguiente tabla de rendimiento vendrá en su ayuda.

Nombre de la variedadAños de edad)Términos de maduraciónProductividad kg / arbusto
Principito (negro)2 hasta 12Maduración temprana5,5
Bummer (negro)2 hasta 12Tarde2,5
Exótico (negro)3 hasta 12Temprano4,5
Natalie (roja)2 hasta 14Temporada media3,5
Red Lake (rojo)3 hasta 13Temporada media4
Bayana (blanco)2 hasta 12Tarde3,5
Smolyaninovskaya (blanco)3 hasta 14Temporada media4

¡Nota! El rendimiento de grosellas cultivadas en condiciones de invernadero, sujeto al cuidado adecuado, difiere del rendimiento de grosellas molidas en 0.5-2.5 kilogramos del promedio.

Cómo entender que las grosellas tienen una mala cosecha

Puede determinar la calidad del cultivo cosechado de un arbusto a ojo y en peso. El primer método está disponible solo para residentes de verano experimentados que han estado cultivando esta cultura durante varios años. Cualquiera puede usar el segundo. Esto requiere:

  • recolecta bayas de un arbusto;
  • pesarlos;
  • compare el resultado con el promedio de los representantes de esta variedad.

Por lo general, el resultado de 1-1,5 kilogramos de bayas cosechadas de un arbusto se considera malo. Si sus indicadores están cerca de esto, significa que no está cuidando bien la planta.

¿Qué razones conducen a la falta de fruta?

Hay muchas razones por las que el rendimiento cae bruscamente o desaparece por completo. A continuación se muestra una lista de las principales:

  • las condiciones climáticas no son adecuadas para esta variedad;
  • los arbustos se plantan en el lugar equivocado;
  • los aterrizajes están a la sombra;
  • composición inadecuada del suelo;
  • aumento de la acidez del suelo;
  • la falta de agua;
  • la dosis de fertilizante se calcula incorrectamente;
  • no hay polinizadores naturales en la zona;
  • el arbusto es demasiado viejo para dar fruto.

Cada una de estas razones puede reducir significativamente la calidad del cultivo y requiere una consideración por separado.

Condiciones climáticas inadecuadas

El primer factor que influye en la formación y el crecimiento de las bayas es el clima adecuado. El hecho es que las diferentes variedades de grosellas tienen diferentes preferencias por las zonas climáticas. Algunos muestran buenos resultados en regiones cálidas, a otros les gusta el frescor.

Al comprar grosellas para la cría, preste atención a este factor; de lo contrario, en lugar de bayas jugosas y sabrosas, obtendrá flores estériles ordinarias. Tal pérdida de dinero y tiempo no agradará a ningún residente de verano.

Lugar equivocado para cultivar arbustos

El lugar de aterrizaje juega un papel muy importante en el desarrollo y formación de esta cultura. La proporción óptima de luz y sombra, humedad, calidad del suelo: a partir de todos estos indicadores, en conjunto, se forma la cosecha futura. Muchos de los jardineros novatos asumen erróneamente que, dado que la grosella es una planta sin pretensiones, no es necesario cuidarla y puede plantarla al azar. La venganza por tales pensamientos viene en forma de ramas desnudas, en lugar de una abundante cantidad de bayas en ellas.

Zona demasiado sombreada

Las grosellas prefieren un equilibrio entre la luz del sol y la sombra. Un exceso de este o aquel factor, en primer lugar, afecta su tamaño y sabor. Los arbustos que crecen en el lado soleado forman bayas dulces pero pequeñas. Las bayas cultivadas en áreas sombreadas son más grandes, pero cuando se comen, se siente una nota agria brillante. La actividad solar excesiva o la sombra espesa en el sitio de plantación afectan negativamente el desarrollo del arbusto en sí.

Condición inadecuada del suelo

La composición del suelo correctamente seleccionada en el sitio de plantación es la clave para el desarrollo exitoso de cualquier cultivo hortícola. Las grosellas no son una excepción, y cada una de sus variedades es exigente con el suelo. El suelo denso que no se riega de la manera adecuada provocará la ausencia de ovarios, de cuya apariencia depende directamente el volumen de bayas cosechadas al final de la temporada.

Para no enfrentar tal problema, la tierra alrededor del arbusto se afloja periódicamente y se riega abundantemente, evitando que se seque.

Acidez del suelo

Antes de plantar plántulas de grosella, el suelo con alta acidez se trata con cal. Esto debe hacerse al menos 1 año antes de plantar. Si todo se hace correctamente, la acidez del suelo llegará a un indicador óptimo en un año. No descuides este factor, ya que en el futuro, debido a él, todo el trabajo puede irse por el desagüe.

Deficiencia de humedad

Un riego deficiente es igualmente perjudicial para todos los cultivos. Si la plantación de grosellas es deficiente en humedad, esto se traducirá en:

  • desaceleración de las tasas de crecimiento;
  • la ausencia de ovarios en las ramas;
  • muriendo de masa verde;
  • reduciendo el número de frutos.

No sea perezoso para regar el suelo alrededor del arbusto, si no lo ha hecho durante mucho tiempo. Sin embargo, tampoco debes darle mucha humedad. El exceso de agua hará que las raíces se pudran, lo que provocará la muerte de las plántulas. Establecer un equilibrio.

Falta o exceso de fertilizante

Para algunos jardineros, la noticia impactante es que un exceso de fertilizante no es bueno para el cultivo. La grosella pertenece a aquellas especies que prefieren una alimentación rara pero diversa. La razón por la que las grosellas han dejado de dar fruto por completo puede ser:

  • usar un tipo de fertilizante durante un período de tiempo prolongado;
  • cantidad excesiva de fertilizantes minerales en el suelo;
  • mala composición del suelo asociada a la falta de fertilización.

Falta de polinización y polinizadores.

La mayoría de las variedades pertenecen a cultivos autopolinizadores que no dependen de factores externos. Sin embargo, hay algunos arbustos que no se pueden polinizar por sí solos. Si la grosella no florece, se plantan flores de miel en el sitio. Sirven como intermediarios naturales en este proceso, ayudando en el proceso de polinización.

¡Nota! Los jardineros experimentados recomiendan plantar arbustos de grosellas del mismo tipo en la misma área, que comienzan a florecer en diferentes momentos. Esto aumentará el período de fructificación y el volumen de la cosecha.

Arbusto de la vejez

El ciclo de vida de un cultivo tiene sus limitaciones, y cuanto más viejo es el arbusto, menos bayas produce, ya que las bayas no están atadas a ramas viejas. Los científicos han derivado la siguiente dependencia del número de bayas de la edad del arbusto:

  • las primeras bayas comienzan a formarse en arbustos de 2 a 4 años;
  • además, en 4 años, el pico de rendimiento se observa en la grosella negra. Para las variedades blancas y tintas, la edad máxima es de 5-6 años;
  • los próximos 5-6 años hay un declive.

Se considera que la edad máxima para la fructificación de las grosellas negras es de 12 años, para otras variedades, 15 años. Después de este período, se retiran las plántulas viejas y se establece una nueva plantación.

Enfermedades y plagas de las grosellas que empeoran la fructificación.

Se puede observar una dinámica negativa durante la cosecha debido a enfermedades del arbusto o plagas que lo parasitan. Éstos incluyen:

  • ácaro del riñón;
  • mariposa de tazón de vidrio;
  • hormigas del bosque;
  • terry o reversión;
  • invasión de hormigas comunes.

A los primeros signos de su aparición, se deben tomar medidas urgentes, de lo contrario, el arbusto no producirá una cosecha o incluso morirá.

Ácaro del riñón

Un parásito cuyo manjar favorito son los cogollos de grosella. El principal signo de su aparición es el tamaño antinatural de los riñones. Tales muestras deben arrancarse de la rama y quemarse. Es imposible curar los arbustos abandonados y, para evitar la propagación del parásito, se desentierran y luego se destruyen en el fuego. El ajo plantado junto a la plantación puede brindar protección contra las garrapatas.

Mariposa de cristal

Un parásito peligroso que es difícil de detectar visualmente. Los primeros signos de su aparición incluyen:

  • morir de los ovarios;
  • las hojas comienzan a caerse de las ramas.

La mariposa vive dentro de los brotes, haciendo allí túneles artificiales. El jugo que circula por el interior de los brotes sirve de alimento al vaso. Las partes afectadas deben recortarse y destruirse lo antes posible. Si no fue posible identificar el problema a tiempo, el arbusto se corta hasta la raíz.

Hormigas del bosque

Las hormigas del bosque se comen las flores de la planta, por eso deja de dar fruto. Las flores dañadas se descartan y no participan en el proceso de polinización. Una colonia es capaz de destruir varios arbustos, por lo tanto, cuando se encuentra, el hormiguero se destruye. Para esto, se utilizan remedios caseros probados o preparaciones especiales que se venden en las tiendas.

Inversión o rizo

Una enfermedad viral, cuyo portador se considera un ácaro del riñón. Signos de la enfermedad:

  • las hojas se vuelven letárgicas y delgadas;
  • el color de la hoja cambia de verde a verde oscuro o morado. La superficie de la hoja está cubierta de flores;
  • las hojas sanas desprenden un aroma agradable que está ausente de las contrapartes afectadas.

La enfermedad se propaga rápidamente y, para eliminarla, se quema todo el arbusto de una vez.

Plaga de hormigas

Las hormigas comunes, como sus primas del bosque, representan una gran amenaza para la plantación. Cuando aparece un hormiguero en las inmediaciones de la zona de plantación, debe ser destruido. De lo contrario, las flores se comerán y las bayas no podrán formarse.

Cómo restaurar la fructificación.

Puede restaurar la fructificación de las siguientes maneras:

  • garantizar un riego oportuno;
  • quitar las partes dañadas;
  • plantar otras variedades cercanas;
  • fertilice de manera competente el suelo y forme un arbusto.

Formas efectivas de aumentar los rendimientos

Para aumentar la cantidad de bayas que se forman en las ramas, se recomienda:

  • cubra la tierra alrededor de los arbustos, especialmente en el otoño;
  • el suelo se afloja periódicamente, rompiendo grandes terrones de tierra;
  • regar la plantación mientras el suelo se seca. El riego es especialmente importante 2-3 semanas antes y después de recoger las bayas;
  • quitar las ramas viejas y secas que dejan de crecer;
  • cruzar diferentes variedades de grosellas, consiguiendo combinaciones más estables.

Cómo proteger los arbustos de grosella de la falta de rendimiento.

Para proteger las grosellas de la falta de rendimiento, debe cumplir con las recomendaciones dadas anteriormente. Con el cuidado adecuado y oportuno, la grosella agradecerá al propietario con una gran cosecha. Y recuerde la regla principal: las grosellas aman la moderación en todo.


Ver el vídeo: Mejora tu Producción en los Cítricos: Árbol de Naranja, Mandarina, Limon (Septiembre 2021).